Home Turismo Guatapé: Un maravilloso paisaje en el corazón Antioqueño

Guatapé, Antioquia

Imaginamos como será la hermosa vista de los embalses desde el teleférico, una vez esté terminado y que cruzará la réplica del viejo peñol hasta la Casa Museo Colonial. Estamos describiendo parte del espectacular ambiente que se vive en Guatapé, en pleno corazón de tierra paisa, en Antioquia, Colombia, una ciudad que giró completamente su economía de ser esencialmente ganadero, agrícola y minero, en los años 70 a dedicarse completamente al turismo a partir de que se construyera un gran complejo hidroeléctrico para abastecer de energía a la ciudad de Medellín.

Este municipio del oriente antioqueño se encuentra  a poco más de 70 kilómetros de la capital antioqueña, pueblo de zócalos con motivos diversos que cuentan su historia, vigilado por una roca durmiente de gran envergadura denominada Peñón de Guatapé. Limita por el norte con el municipio de Alejandría, por el este con el municipio de San Rafael, por el sur con los municipios de Granada y El Peñol y por el Oeste con El Peñol.

Para quienes visitan el departamento de Antioquia para hacer negocios o simplemente para hacer turismo es casi que obligada la visita a este territorio y hermoso paisaje y sobre todo tener la oportunidad de subir la Piedra del peñol, monumento natural que, aseguran los científicos, es parte del Batolito antioqueño (tapete rocoso sobre el que descansa parte del territorio antioqueño). El Peñón de Guatapé como también es conocido es un monolito de 200 metros de altura que además de constituirse como uno de los principales atractivos turísticos de la zona ha sido en tiempos prehispánicos un elemento de adoración para los aborígenes de la región. Hoy por hoy, se puede acceder a su cumbre subiendo 639 escalones.

Guatapé tiene una cara romántica, llamado el pueblo de los zócalos por la decoración del exterior de sus casas, tradición que prevalece desde 1919. Estos “pie de muralla” que conforman los zócalos es un trabajo realizado hoy en día por diversos artistas de la región pero que en su momento fue el ideario popular el que propuso que cada casa tenga este tipo de decoración que hoy ya abarca la totalidad del pueblo y marca una característica única de su población.

En el embalse se pueden realizar todo tipo de actividades náuticas y recreativas que aumentan aún más la atractiva propuesta de Guatapé. Desde practicar canopy de forma individual como en grupos, recorrer el embalse en la barcaza “El Carretero”, practicar jetski, pasear a bordo de las bicicletas náuticas entre diversas opciones más.

En conclusión son muchas las razones para visitar este municipio. Además del inmenso Peñón de Guatapé, el embalse dispuesto para toda clase de deportes náuticos, el cable vuelo o canopy más largo de Antioquia, están también el monasterio de los Monjes Benedictinos que conservan la tradición de los cantos gregorianos, la casa de las hermanas Santa Ana y muchísimos atractivos más invitan a este destino. Las fachadas de sus casas son coloridas, adornadas con tradicionales zócalos, como la calle del Recuerdo. El Parque Principal, con su gran fuente, es amplio e invita a caminar, el malecón ofrece, además de una variada oferta gastronómica, una apacible vista sobre el embalse y le da una de las mayores atracciones a este lugar: un pueblo entre montañas a orillas de un pequeño mar.